"Suerte de varas " en un blog abierto en el que puedes escribir y colaborar. Se trata de un espacio de debate político, destinado a comentar las noticias del día y charlar libremente entre conservadores, liberares, personas políticamente incorrectas y demás gentes de bien. Por consiguiente, se ruega absténganse de participar, indignados de Rug Al Kabbá, en todas sus vertientes y variantes, así como como televidentes de la noria y fans de Belen Esteban. No aceptamos por tanto, gentes que disfruten del insulto personal, la ausencia de argumentos y demás carencias de los que votan "no al rico" "no a Franco", "el abuelo era minero" y "los buenos son los pobres, seamos pobres todos menos mi primo y yo".

Gracias y mi cordial bienvenida a los buenos.

viernes, 20 de enero de 2012

JUVENTUD, DIVINO TESORO

Juventud, divino tesoro. Eso decía Rubén Darío, pero está claro que no ha visto a la de hoy en día.
Se presupone una virtud ser joven, pero no es algo meritorio, no depende de uno para nada.

Cuando yo era más joven ( tampoco es que sea una vieja ahora, pero voy para 35 ) mis amigos y yo queríamos cambiar el mundo. Creo que es fantástico que la juventud tenga inquietudes y sea revolucionaria y reaccionaria. El tiempo se encarga de quitarte las tonterías de la cabeza y de devolverte a la realidad, a veces con golpes duros.

Tampoco es que fuera una santa, pero cuando yo iba al instituto, lo más fuerte que podía hacer uno era comprarse un cigarro en el quiosco y fumártelo furtivamente, o saltarte una clase para ir al Consuelo. Si no haces locuras en tu juventud, a ver cuando narices las vas a hacer, pero dentro de un orden.

Se ha perdido el respeto a toda autoridad. Los hijos manipulan a los padres, se mofan de los profesores, y no conocen límites al parecer. Eso del tuteo al profesor, por ejemplo, a mi siempre me ha chocado. Creo que entre profesor y alumno, por mucha confianza que exista, tiene que haber cierta distancia, y esa distancia la pone el "usted". Tu profesor no es tu colega, ni tu amigo, pero bueno, eso es solo mi criterio subjetivo.

Veo bien que se te remueva algo dentro, que quieras aprender, leer, tener metas, aunque luego te la pegues, seas de izquierdas o de derechas, pero eso del pasotismo extremo, del " me la suda " sistemático, a mi me toca la moral.

Ahora eso de leer parece pasado de moda, y los libros están para calzar la mesa o para hacer bonito en la estantería.

Yo últimamente alucino.

Tenemos unas generaciones venideras que acojonan, salvo excepciones, como todo.

Tal y como está la sociedad, la gente joven ( entendiendo por tal los veintitantos ) me da a mi que a lo que aspira es a hacer lo menos posible. Todos quieren una paguilla, unas peonadas, un paro, una ayuda o similar.

Y lo que es peor!! Salir en la tele, que ahora es bastante fácil. Llegará un momento en el que lo raro será no salir en ella. Ahora todos quieren salir en Gran Hermano, luego un rollete por aquí y por allí, unas fotos, y a salir en un programa tras otro despotricando, una operación de estética, una portada en cueros, y con suerte me lío con un famoso, y a vivir de la sopa boba una temporada, y que trabaje Rita la Cantaora.

No es coña. Mucha gente quiere eso. Mientras los tontos de turno, estudiamos para luego ganar bastante menos que cualquiera de esas siliconadas facilonas con extensiones, o esos tíos clónicos con pelo a lo Cristiano Ronaldo, pendientes más grandes que los que uso yo y con menos capacidad intelectual que un protozoo, forran a costa de mucha gente que los ve.

Pero es que la tele está muy mal. A pesar de tanto TDT, no sé cómo me las apaño, que si no hay nada en condiciones acabo viendo episodios repetidos de alguna serie que me gusta. La tele es una sucesión de culebrones, "realities", y programas de esos del tarot.

Ahora que tengo un hijo no puedo evitar pensar qué será de él. Tiene un año, pero yo ya imagino y hasta planeo ( que infeliz que soy ) su futuro. Será lo que quiera ser, pero dentro de un orden. Cómo me diga que se hace un pendiente me planteo un colegio  interno, y si me dice que la tele, la desheredación inmediata ( mejor me callo, no sea que tenga que tragarme mis palabras).

Espero estar equivocada, y que todo sea una percepción pesimista de mi cabeza malpensada, pero me da a mi que no.

Lo cierto es que Sócrates, hace unos cuantos años, decía " los jóvenes de hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida , y le faltan al respeto a sus maestros".

Definitivamente, no hay nada nuevo bajo el sol, y esa frase, también tiene cuatro días.

Un saludo.






4 comentarios:

  1. Efectivamente, siempre se produjo esa situación porque ser joven significa no tener experiencia y desconocer la mayor parte de las consecuencias reales de tus actos. La inmensa mayoría de estos chavales de hoy, pagaran muy caras sus irresponsabilidades. Nos ha pasado a todos. La vida es un muro que devuelve siempre la pelota que le tires con igual o mas fuerza. Cuando haces mucho el gilipollas, recibiras un bolazo brutal mas tarde o mas temprano. Nos pasamos media vida escupiendo hacía arriba y la otra media, intentando no mojarnos de saliva.


    Aún así, siempre los ha habido mas "terroristas" y menos...si tuviera que volver atras, creo que hay algunas cosas que jamas repetiría y que han supuesto un problema para mi madre. Cuestiones facilmente evitables y que no repetiría, al menos en igual medida. Fumar tres paquetes, no mirar un libro de texto salvo fuerza mayor o amenaza de ejecución sumaria, y beber cada fin de semana muchos litros de cerveza. También conduje sin carnet algunas veces antes de los 18.

    Pero mi rebeldía siempre se ha fundamentado en un desprecio profundo por los demás, acompañada de una devoción extraordinaria por aquellas personas que me quieren con sinceridad y que han estado siempre a mi lado de forma incondicional. No serian mas de cinco personas incluyendo personas ya fallecidas. Pero si afinamos mas y subimos el listón, puede que solo quede una. Hoy día solo me arrepiento de aquellas conductas que hubieran podido hacer sufrir a esa personas. Todas las demás gentes me importan cero, y muchas de ellas directamente me sobran y me estorban.

    Acertaba cuando pensaba mal del 90% de la sociedad. Me caia mal el gracioso oficial al que yo veía un payaso. El listo que escondía sus limitaciones evidentes para parecer mas listo, el guapo y el mas chulo. La guapa oficial, los ricos y pijos oficiales que en cada ecosistema arbitraban la elegancia desde el absoluto y mas profundo analfabetismo cultivado tras varias generaciones, los catetos totales, los garrulos primitivos y sus escalas de valores de garrulos primitivos, los de tanto tienes tanto vales...las jerarquías pueblerinas que omiten la grandeza de las personas. El chisme, el cotilleo, las envidias, vivir la vida de los demás, los complejos, los rencores y las miserias...En general creo que nuestra sociedad da mas asco que otra cosa y así lo intuía desde muy niño. Una querida amiga y que fué mi primera novieta del instituto, me decía con razón a mis catorce años, que era absolutamente antisocial. Pero a mi me encantaba ser así.
    como yo.

    ResponderEliminar
  2. Desde pequeño me repugnaba la sociedad que me rodeaba. Así que me importaba un carajo que ellos pensaran mal de mi. De hecho me parecía justa reciprocidad y me jodía mucho caerle simpático a ciertos tipos de gente, porque ellos no me lo parecían a mi. Me sentía un hipócrita y un traidor a mis principios, si permitía que ellos no fueran conscientes de mi desprecio. No quiero ser falso y ademas tener que vivir con la esclavitud de poner buena cara a esta gente. Aún me pasa que la tiranía de lo politicamente correcto, y del "quedar bien con todos" me parece un buenismo absurdo y un enemigo a exterminar.

    En realidad, después, la vida me ha enseñado que hay que relacionarse, tratar de ser agradable y sonreir. Lo que pasa es que yo cuando lo hago sin sentirlo de verdad, es solo por motivos laborales y cobrando por horas como la peor de las fulanas.

    Así, cuando alguien decía, "ese es un gilipollas o un borde" yo ya sabía que ahora hablabamos el mismo idioma y que ya no habría confusiones incomodas. Todo en su sitio.

    Todos los primeros hábitos han sido controlados, moderados y resueltos con decisión y fuerza de voluntad. No fumo, tengo permiso de conducir y no corro. Solo bebo en exceso cuando no queda mas remedio que emborracharse mucho. O sea de forma voluntaria y programada para pillar tal castaña que pierda el conocimiento cuando eso de pensar y ser consciente me resulta insoportable alguna vez.

    Quizás haya ido a peor en una cosa, y es que si antes me parecía imbecil el 75% de la gente, ahora me parece poco recomendable el 90% de la humanidad... Lo que no sé, es que parte de responsabilidad puedo tener en este hecho...podría pasar que lo de ser un poco antisocial sea el único acierto de mi adolescencia. Porque así tengo la certeza de que la gente que me quiere es tan de verdad como he tratado de ser yo siempre.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy de muchos conocidos y muy pocos amigos. Supongo que uno cierra el circulo para no ir repartiendo cariño por ahi y ser demasiado vulnerable. Por lo demás, no serás tan antisocial cuando eres capaz de describir tu vida, aunque sea un poco. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. :) bueno, al que le preocupe la opinión que sobre él pueda tener el resto de la gente, rara vez cuenta su manera de ver algunas cosas...a mi literalmente me da igual.

    Pero es cierto que los que fuimos "revoltosos" en su día, hoy seriamos lo mejor de cada clase de cualquier centro de enseñanza. es triste, pero es asi. De los niveles ni hablamos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...